Liliana Heker| cronología | bibliografía

Liliana_Heker_cr_Ariel_Gonzalez

 

CRONOLOGÍA

1943 Nace en Buenos Aires, Argentina, el 9 de febrero.

1959 Termina el colegio secundario y aprueba el ingreso a la Facultad de Ciencias Exactas, de la Universidad de Buenos Aires, para estudiar física. Comienza a colaborar en la revista literaria El grillo de papel, dirigida por el escritor Abelardo Castillo, quien se convertirá en uno de sus mejores amigos. “Nunca había visto un escritor ni en foto y no tenía ni la más remota idea de lo que era una revista literaria pero, por alguna razón que desconozco, estaba convencida de que si uno escribe tiene que trabajar en una revista literaria. Deseché unas cuantas hasta que, por fin, en la librería Galatea, descubrí el primer número de El Grillo de Papel. Leí el editorial y decidí que ésa era mi revista. Mandé un poema y una carta. Me llamó uno de los directores, Castillo (que en ese momento tenía un solo cuento publicado); me dijo que el poema era pésimo pero que era buena literatura”, recordará Heker en una entrevista publicada en Capítulo. La historia de la literatura argentina, Nº 132, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982.

1960 Su primer cuento “Los juegos” aparece publicado en la revista El grillo de papel. Desde el mes de octubre, es secretaria de redacción de la revista. Ese mismo año, el gobierno de Arturo Frondizi prohíbe la publicación.

1961 Hacia el mes de mayo, dirige y funda con Abelardo Castillo, El Escarabajo de Oro. Allí se desempeña como secretaria de redacción hasta 1963, y como subdirectora hasta su último número (en 1974). La revista apuntó a una fuerte proyección latinoamericana y fue considerada una de las más representativas de la generación del 60. Formaron parte de su Consejo de colaboradores: Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Miguel Angel Asturias, Augusto Roa Bastos, Juan Goytisolo, Félix Grande, Ernesto Sábato, Roberto Fernández Retamar, Beatriz Guido, Dalmiro Sáenz, entre otros. Allí publicaron sus primeros textos Ricardo Piglia, Humberto Constantini, Miguel Briante, Jorge Asís, Alejandra Pizarnik, Haroldo Conti y la propia Liliana Heker.

1964 Abandona la carrera de Física. “El desencadenante para que abandonara la física fue mi imposibilidad, casi metafísica, de armar un complicadísimo circuito electrónico, requisito imprescindible para aprobar electrónica. El motivo real del abandono: desde que había empezado la carrera, cuatro años atrás, yo estaba decididamente tironeada por la escritura. En 1964, con mi primer libro de cuentos casi terminado y un quehacer continuo y consistente en El escarabajo de oro, me sentí lo suficientemente definida en el campo de la literatura como para dejar la física”, señalará Heker.

1966 En el mes de julio, la Editorial Jorge Álvarez, de Buenos Aires, publica Los que vieron la zarza, libro de cuentos que obtiene la mención única del Concurso Hispanoamericano de Literatura de Casa de las Américas de Cuba. “Había empezado a escribir el cuento ’Los que vieron la zarza’ cuando me di cuenta de que estaba abordando un tema que me quedaba grande (yo tenía veinte años) y que, sin embargo, era mi tema. Para mi historia personal, yo soy escritora a partir de ese cuento. Por lo que significó para mi como exigencia formal y como exigencia ética”, contará en la entrevista publicada enCapítulo. La historia de la literatura argentina, Nº 132, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982.

1967 Recibe la Faja de Honor otorgada por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

1972 El Centro Editor de América Latina publica el libro de cuentos Acuario en la Colección Narradores de Hoy (Buenos Aires).

1976 Es codirectora y cofundadora, junto con Abelardo Castillo y Sylvia Iparraguirre, de El Ornitorrinco. La revista, que aparecerá hasta 1985, es considerada una de las publicaciones más importantes en el campo de la resistencia cultural a la dictadura militar instaurada el 24 de marzo. “El Ornitorrinco siempre fue una revista de literatura, no militante, pero que se ubicaba en la izquierda. Con la llegada de la dictadura, prácticamente no hubo cambios, y se transformó incluso en un espacio más significativo, porque los escritores jóvenes no tenían dónde publicar. Allí pudimos generar ciertos debates culturales, desarrollar ideas y permitir la publicación de autores que no aparecían en otros medios, incluso reproducir listas de desaparecidos. No digo que fueran acontecimientos grandiosos, pero hacíamos lo que podíamos para mantener una red cultural. Creo que para un intelectual, una persona lúcida, no hay coartadas. No puede decir ‘a mí me prohíben hablar’: se trata de hablar y ver hasta dónde se puede avanzar, porque si no, no tiene sentido aquello en lo que creemos. Si ni siquiera podemos defender la dignidad o la vida de los hombres, no entiendo para qué escribimos”, señalará en la entrevista publicada por la revista Puentes, Nº 4, de julio 2001, La Plata, Argentina.

1977 Se publica Un resplandor que se apagó en el mundo en Editorial Sudamericana (Buenos Aires)

1978 Comienza a coordinar un taller de técnica narrativa.

1980 Coordina y prologa Diálogos sobre la vida y la muerte, libro de reportajes a los escritores argentinos Jorge Luis Borges y a Abelardo Castillo, entre otros (Grupo Editor de Buenos Aires). Desde las páginas de El Ornitorrinco mantiene una polémica con Julio Cortázar acerca de la naturaleza del compromiso intelectual y político. “Empecé a dar talleres en el ’78 en el teatro IFT, que era de izquierda. Era impresionante la cantidad de gente que venía y ahí surgen los talleres como fenómeno, porque en la dictadura funcionaron como pequeños ámbitos de libertad donde se podía leer y por ejemplo, se podía hablar de Freud, que afuera estaba prohibido. En ese sentido no solo la literatura sino la cultura mantuvo encendida cierto sustrato cultural. Por eso yo discutía con Julio Cortázar sobre ese aniquilamiento de la cultura que él veía desde Europa; no era cierto. Acá eso de alguna manera seguía actuando. Sólo que no era visible en el exterior. Como yo estaba acá y sacaba una revista y sabía hasta donde se podía hablar, no puedo proyectarme hacia atrás en conductas heroicas…, sin duda en ese momento no vi más conducta de la que tuve. Ni me callé, ni modifiqué mi ideología, ni cambié nada de lo que había hecho hasta ese momento. Durante la dictadura hice lo que creí que debía hacer”, dirá en la entrevista publicada en la revista Puentes, antes citada.

1982 Editorial de Belgrano, de Buenos Aires, publica el libro de cuentosLas peras del mal.

1984 El 18 de julio comienza a convivir con Ernesto Imas, con quien se casará siete años más tarde.

1986 La novela *Zona de Clivaje, publicada por Editorial Legasa, obtiene el Primer Premio Municipal de Novela (Buenos Aires).

1991 La editorial Alfaguara reúne la totalidad de sus cuentos en el volumen Los bordes de lo real. *El 14 de agosto se casa con Ernesto Imas. 

1994 Recibe el premio de la Fundación Kónex de Buenos Aires, “Diploma al Mérito”, en el rubro “Cuento: quinquenio 1989-1993”. 

1996 Se edita en Buenos Aires la novela, *El fin de la Historia, publicada por la editorial Alfaguara. “Creo que ningún texto mío me dio tanto trabajo, y que con ninguno me he sentido tan libre. Como si algo –¿tal vez mi desesperación por narrar todo lo que pretendía sin caer en un mamotreto de seiscientas paginas?– me compeliese a cruzar ciertas fronteras dentro de las cuales, hasta ese momento, me había manejado con alguna seguridad […] Descubrir como se cuenta aquello que, hasta ayer, había aparecido como caótico y confuso constituye una alegría difícil de comunicar”, señala Heker en una entrevista publicada en el diario La Nación, el 8 de agosto de 1996.

1999 Muchos de sus trabajos críticos son recopilados en el libro Las hermanas de Shakespeare, publicado en Buenos Aires por la editorial Alfaguara.

2000 Se reedita en Buenos Aires su libro Diálogos sobre la vida y la muerte, que incluye una entrevista a Jorge Luis Borges (editorial Aguilar).

2001 Editorial Alfaguara publica su libro de relatos La crueldad de la vida. “– La crueldad de la vida, el título de su nuevo libro, es un frase melodramática, ¿Qué aspectos del melodrama le interesa rescatar para su ficción? – No es que rescate en particular el melodrama, ni tampoco me interesa eso de que sea tomado como un género de mujeres. Trabajo muchísimo mi literatura y, en última instancia, si tomo situaciones melodramáticas es porque creo (y eso es algo que se sostiene en uno de mis cuentos) que, a veces, ciertos excesos como el melodrama, lo único que indican es una especie de vestigio un poco descarriado de la sed de vivir, de la misma manera que el alcohol o la droga. En última instancia lo que me interesa es el por qué de ciertas actitudes melodramáticas de la gente, pero no escribir melodramas”, responderá en la entrevista realizada por Walter Cassara y publicada en Página/12, Radar Libros, el 1º de noviembre de 2001.

2004 Reúne todos sus cuentos en Cuentos editado por Alfaguara

2006 La editorial Alfaguara reedita la novela El fin de la historia.

2010 Reedita la novela Zona de Clivaje por al editorial Alfaguara. Es distinguida con el Premio Esteban Echeverría, otorgado por la Fundación Gente de Letras.

2011 Luego de una década, regresa a la ficción con su libro de cuentos La muerte de Dios editado por Alfaguara. “En todos estos relatos el lector siente que hay una mano cuidadosa que escribe la historia, dosificando la información de tal manera que logra hacer saltar su imaginación sin descuidar el más mínimo detalle. Y en esto, es bueno recordarlo, Liliana Heker cumple con aquella invalorable lección del maestro Ernest Hemingway, cuando decía que un buen cuento debe ser como un iceberg, es decir: sólo debe dejar al descubierto no más de un octavo de su superficie. La omisión, entonces, permite al lector la posibilidad de imaginar todo aquello que el cuento calla. O cuya información dosifica con exactitud. Esta premisa se cumple cabalmente en “Delicadeza”. Allí, la señora Brun (abrumada por sus prejuicios de clase) acusa injustamente de robo a los plomeros que están tratando de arreglar una pérdida en el bidet. El lector descubrirá azorado en los últimos momentos del cuento el olvido de la señora Brun y el lugar donde esta escondió su valiosa lágrima de diamante” (Susana Rosano, Revista Ñ, Clarín, 14 de marzo de 2012).

2012 Se publica la traducción inglesa de su novela El fin de la historia (Biblioasis, Canadá)

2014 Recibe el Premio Konex de Platino en la categoría Cuento: Quinquenio 2009-2013

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Los que vieron la zarza. Cuentos. Liliana Heker, Editorial Jorge Álvarez, Buenos Aires, 1966.
  • Acuario. Cuentos. Liliana Heker, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1972.
  • Un resplandor que se apagó en el mundo. Novela. Liliana Heker, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1977.
  • Diálogos sobre la vida y la muerte. Entrevistas. Liliana Heker, Grupo Editor de Buenos Aires, Buenos Aires, 1980.
  • Las peras del mal. Cuentos. Liliana Heker, Editorial de Belgrano, Buenos Aires, 1982.
  • Zona de Clivaje. Novela. Liliana Heker, Editorial Legasa, Buenos Aires, 1986.
  • Los bordes de lo real. Cuentos. Liliana Heker, editorial Alfaguara, Buenos Aires, 1991.
  • El fin de la historia. Novela. Liliana Heker, editorial Alfaguara, Buenos Aires, 1996.
  • Las hermanas de Shakespeare. Textos críticos. Liliana Heker, editorial Alfaguara, Buenos Aires, 1999.
  • Diálogos sobre la vida y la muerte (reedición). Entrevistas. Liliana Heker, editorial Aguilar, Buenos Aires, 2000.
  • La crueldad de la vida. Relatos. Liliana Heker, editorial Alfaguara, Buenos Aires, 2001.
  • Cuentos. Cuentos. Liliana Heker, editorial Alfaguara, Buenos Aires, 2004
  • El fin de la historia. Novela. Liliana Heker, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, 2006.
  • La muerte de Dios. Cuentos. Liliana Heker, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, 2011